Si desea recibir nuestro boletín semanal y novedades por correo electrónico, envíenos un correo a familias-por-la-familia@speedy.com.ar con la palabra "SUSCRIBE" en el asunto del mensaje.

lunes, 29 de diciembre de 2008

Más de un millón y medio de personas abarrotan la Plaza de Colón de Madrid para asistir a la Misa de las Familias

28/12/08 A pesar del intenso frío con el que ha amanecido esta mañana la capital de España, más de un millón y medio de personas se han dado cita a las doce del medio día para asistir a la celebración de la Santa Misa de la Familias, presidida por el cardenal arzobispo de Madrid, monseñor Antonio María Rouco, quien ha destacado en su homilía "el valor de la familia como gracia de Dios" al tiempo que ha condenado los millones de abortos que se cometen cada año en nuestro país, fruto de la "poderosa cultura de la muerte y el relativismo".
La celebración de esta Santa Misa, a la que se ha sumado más de la mitad del episcopado español con buena parte de sus fieles, ha mostrado el impulso decisivo que la Iglesia quiere dar a esta realidad humana "elevada por Cristo a la categoría de sacramento" para ayudar a los matrimonios a encarar las múltiples dificultades a las que tienen que hacer frente para sacar a sus familias adelante. "¿Queréis ser fieles a vuestra vocación? -ha preguntado el cardenal de Madrid- Imitad a María y a José", añadió.

"El Papa Benedicto XVI, extraordinariamente sensible a las necesidades humanas y espirituales de la familia en estos momentos tan críticos por los que atraviesa la humanidad, ha querido alentarnos a todos los presentes, pero de un modo muy especial a las familias que formáis esta magna asamblea eucarística, a ser testigos valientes e incansables del Evangelio de la Familia, con obras y palabras, en la Iglesia y en el mundo, porque del bien integral de la familia depende la suerte de toda la familia humana", dijo también el cardenal.
Citando también en numerosas ocasiones al Papa Juan Pablo II "El Grande", el cardenal de Madrid quiso destacar el papel "maravilloso" de los abuelos "en la transmisión de la Fe a los niños y jóvenes, de quienes es el mañana". Y es que, en definitiva, "el futuro de la humanidad pasa por la familia", añadió.
En cuanto a la cobertura informativa del acto, conviene destacar el extraordinario papel de Telemadrid y Popular TV, así como la Cope, las únicas cadenas que han seguido la retransmisión en directo, mientras las otras miraban hacia otro lado ignorando que el punto informativo de la jornada se encontraba en el centro mismo de Madrid.

Día de la familia: España no ha dejado de ser católica - Noticias Globales Nº 825

Por Almudena Fernández de Córdova
“España no ha dejado de ser católica y la Jerarquía no ha dejado de ser jerarquía”, (Eulogio López, Hispanidad, 28-12-08).
En la II convocatoria en el Día de la Sagrada Familia, coincidente en esta ocasión con la festividad de los Santos Inocentes, un millón de católicos salió a la calle en Madrid y demostró que no están dispuestos a aceptar que sus convicciones tengan que expresarse en la intimidad de su hogar o de su conciencia. La Jerarquia mostró su poder de convocatoria.
El frío que asoló ayer Madrid, no impidió que decenas de miles de familias, muchas de ellas con niños pequeños en cochecitos y sillas, acudieran a la celebración del Día de la Familia, que tuvo como centro la solemne Eucaristía presidida por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio Rouco Varela.
Junto al Cardenal Arzobispo de Madrid, que presidía, concelebraron el Arzobispo de Toledo (nombrado recientemente Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos), Cardenal Antonio Cañizares; el Arzobispo de Valencia, Cardenal Agustín García Gasco que estaba acompañado de sus tres obispos auxiliares; los Arzobispos de Granada y Santiago de Compostela y los Obispos de Mallorca, Cuenca, Santander, Bilbao, Cádiz, Segovia, Zaragoza, Ibiza, Lugo, Orense, Getafe, Palencia, Jaén, Teruel-Albarracín, Hueca-Jaca, Málaga, Ávila, Osma Soria, Segovia, Cartegena-Murcia; el Administrador apostólico de Alcalá de Henares y Mons. Luigi Bianco, que representaba al nuncio apostólico de Su Santidad.
Desde Roma, Benedicto XVI envío un mensaje a través de una trasmisión en directo. "Queridas familias, no dejéis que el amor, la apertura a la vida y los lazos incomparables que unen vuestro hogar se desvirtúen", recordando que la familia es "una gracia de Dios que deja traslucir lo que Él mismo es: Amor". El Papa puso como ejemplo a la Sagrada Familia y recordó que en su seno Jesús vino al mundo y creció y se llenó de sabiduría con los "cuidados primorosos" de María y la "tutela fiel" de San José.
La familia es una gracia de Dios
El Cardenal Rouco Varela afirmó en la homilía, “la familia es gracia de Dios. Y un modelo para vivirla: la Sagrada Familia de Nazareth. Gracia de Dios quiere decir: la familia es fruto del amor creador y redentor de Dios. Y, el modelo de Nazareth, la posibilidad de vivir la familia en la integridad y belleza de su ser como comunidad indisoluble de amor y de vida, fundada en la donación esponsal del varón a la mujer y de la mujer al varón y, por ello, esencialmente abierta al don de la vida: a los hijos”.
“Decía Jesús: ‘Dejad que los niños vengan a mí porque de ellos es el reino de los Cielos’”, continuó Rouco. “Los niños necesitan de sus padres. Necesitan del amor de un padre y de una madre para poder ser engendrados, traídos al mundo, criados y educados conforme a la dignidad que les es propia desde el momento en el que son concebidos en el vientre materno: la dignidad de personas, llamadas a ser hijos de Dios. ¡De todos ellos, desde ese primer instante de su existencia, es el Reino de los Cielos! No podemos, ni queremos olvidarlos en esta celebración solemnísima de la Sagrada Familia. Estremece el hecho y el número de los que son sacrificados por la sobrecogedora crueldad del aborto, una de las lacras más terribles de nuestro tiempo tan orgulloso de sí mismo y de su progreso. Ellos son los nuevos Santos Inocentes de la época contemporánea. Por otro lado, el Santo Padre en su Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz del 1 de enero del 2009, Compartir la pobreza, Construir la paz, llama la atención de la comunidad internacional sobre el dramatismo de los datos que se refieren a la pobreza de los niños y de cómo es a ellos a quienes golpean en primer lugar las situaciones de pobreza de sus familias: ‘Cuando la pobreza afecta a una familia –nos dice el Papa–, los niños son las víctimas más vulnerables: casi la mitad de quienes viven en pobreza absoluta son niños’”. (…)
“¡Ése es el modelo, queridos padres y madres de familia cristiana! ¿Queréis ser fieles a vuestra vocación? Imitad a María y a José”, concluía el arzobispo. “Confiaros a su amorosa intercesión. Es cierto que vivir vuestro matrimonio como os lo pide la voluntad de Dios, Creador y Redentor del hombre, fundar, mantener y cuidar a vuestra familia según la ley de Dios, antigua y nueva, confiados en su gracia, supone hoy un reto formidable. La cultura del relativismo egoísta, del interés y de la competencia de todos contra todos, y la cultura de la muerte son muy poderosas”.
“El lenguaje de la creación es claro e inequívoco respecto al matrimonio: un varón y una mujer, el esposo y la esposa que se aman para siempre y ¡dan la vida! ‘Es necesario que haya algo como una ecología del hombre, entendida en el sentido justo’, nos enseñaba el Papa hace pocos días en su discurso de Navidad a la Curia Romana refiriéndose al valor insustituible de la ley natural como garantía del bien de la persona humana y de la familia. (…) Es posible y es necesario dar testimonio ante el mundo de la alegría honda y duradera que trae la familia cristiana. Es posible y urgente vencer la cultura de la muerte con la cultura de la vida. Se puede y urge vencer la cultura de la dura y egoísta competencia, ¡de la egolatría!, con la cultura del amor verdadero. La familia cristiana puede y podrá asegurarse la victoria anunciando la verdad del Evangelio de la Familia con obras y palabras según el modelo de la Sagrada Familia de Nazareth, celebrando su Misterio en la Eucaristía y orando unida en comunión con la Iglesia, la nueva Familia de los Hijos de Dios. ¡No hay duda! ¡El futuro de la humanidad pasa por la familia, la familia cristiana!”
Sin políticos
Registra Eulogio López en Hispanidad que uno de los logros de la convocatoria fue la ausencia de políticos del Partido Popular, la derecha progresista, cómplice del socialismo en las políticas de reingeniería social anticristiana. “Por encima de todo, lo que se ha ocurrido es que, a pesar de una persecución legal y social -lo que ha dado en llamarse persecución educada, a pesar de la blasfemia continua, especialmente en los medios adictos al zapatismo, pero también en los adictos al Partido Popular-, los católicos han vuelto a salir a la calle y no están dispuestos a aceptar que sus convicciones tengan que expresarse en la más estricta intimidad de su hogar o de su conciencia”.
Ante las crítica de los “propagandistas de la mentira”, Juan Manuel de Prada comenta en ABC (29-12-08): “Hay quienes afirman misteriosamente que los obispos ‘se meten en política’ por organizar una misa en la plaza de Colón, coincidiendo con la festividad de la Sagrada Familia. Pero celebrar misa y propagar el Evangelio es la misión primordial de la Iglesia de Cristo; el día en que los obispos estuviesen dispuestos a renunciar a esa misión sería cuando, por fin, podría decirse con propiedad que ‘se meten en política’. La misión que Cristo confió a su Iglesia no es de orden político, pero comprende los principios de orden moral que surgen de la misma naturaleza humana. ¿Y qué hay más naturalmente humano que la institución familiar? La Iglesia nos recuerda en esta festividad que Cristo buscó cobijo en una familia. Como Dios que era, no habría requerido el concurso de una mujer que lo gestase en su vientre, no habría requerido tampoco la figura de un padre que velase su andadura terrenal; pero su asunción plena de la naturaleza humana lo impulsó a hacerlo. Desvinculado de un padre y una madre, Cristo no habría sido hombre pleno, sino hombre mutilado; esto es, hombre desnaturalizado”.

Benedicto XVI: "Dar testimonio de lo importante que es la familia"

CIUDAD DEL VATICANO, 28 DIC 2008 (VIS).-Hoy, fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret, el Papa se dirigió al mediodía a miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro para rezar el Angelus.

El Santo Padre afirmó que “la familia de Jesús merecía realmente el título de “santa” porque su único deseo era cumplir la voluntad de Dios, encarnada en la adorable presencia de Jesús. Por una parte, es una familia como todas las demás, y en cuanto tal es modelo de amor conyugal, de colaboración, de sacrificio, de confianza en la Providencia, de laboriosidad, de solidaridad, de todos aquellos valores que la familia custodia y promueve, contribuyendo principalmente a formar el tejido de todas las sociedades”.

“Al mismo tiempo -continuó-, la familia de Nazaret es única, distinta de todas, por su singular vocación ligada a la misión del Hijo de Dios. Precisamente con esta unicidad señala a todas las familias, y en primer lugar a las familias cristianas, el horizonte de Dios, el primado dulce y exigente de su voluntad, la perspectiva del cielo al que estamos destinados”.

Benedicto XVI se dirigió a continuación a las miles de personas congregadas en la Plaza de Colón de Madrid que participaban en una fiesta para “orar por la familia y comprometerse a trabajar en favor de ella con fortaleza y esperanza”.

“La familia -dijo- es ciertamente una gracia de Dios, que deja traslucir lo que Él mismo es: Amor. Un amor enteramente gratuito, que sustenta la fidelidad sin límites, aún en los momentos de dificultad o abatimiento. Estas cualidades se encarnan de manera eminente en la Sagrada Familia, en la que Jesús vino al mundo y fue creciendo y llenándose de sabiduría, con los cuidados primorosos de María y la tutela fiel de San José”.

“Queridas familias -continuó-, no dejéis que el amor, la apertura a la vida y los lazos incomparables que unen vuestro hogar se desvirtúen. Pedídselo constantemente al Señor, orad juntos, para que vuestros propósitos sean iluminados por la fe y ensalzados por la gracia divina en el camino hacia la santidad. De este modo, con el gozo de vuestro compartir todo en el amor, daréis al mundo un hermoso testimonio de lo importante que es la familia para el ser humano y la sociedad. El Papa está a vuestro lado, pidiendo especialmente al Señor por quienes en cada familia tienen mayor necesidad de salud, trabajo, consuelo y compañía”.

El Santo Padre terminó recordando que del 14 al 18 de enero de 2009 se celebrará en Ciudad de México el VI Encuentro Mundial de las Familias. “Pidamos desde ahora por este importante evento eclesial, y confiamos al Señor a todas las familias, especialmente a las más afectadas por las dificultades de la vida y por las llagas de la incomprensión y de la división. El Redentor, nacido en Belén, done a todos la serenidad y la fuerza de caminar unidas en la vía del bien”.

Repunte moderado de la natalidad en la Unión Europea

Fuente: www.forumlibertas.com
Tres causas de que nazcan más niños: las políticas favorables, el peso de la población inmigrante y el estancamiento del aborto

5,4 millones de bebés han nacido en la Unión Europea en el año 2008, según la oficina estadística de la Unión Europea, Eurostat, cifra que muestra un moderado repunte de la natalidad y que hace elevar la población de los 27 países de la Unión a casi 500 millones de personas.La población de la Unión ha aumentado en 2,2 millones en 2008, año en que el aporte de nacimientos ha sido bastante importante respecto al de la inmigración, en comparación con los años anteriores.
Concretamente, en 2007 el aumento de la población se debió en un 20% a los nacimientos y en un 80% a la inmigración, mientras que en 2008, los nacimientos han supuesto el 25% del aumento de la población y la inmigración ha descendido al 75%, según el diario francés La Croix.

Las causas de este repunte de la natalidad en la Unión Europea pueden encontrarse en:

  1. Las políticas a favor de la familia y la natalidad que están aplicando diversos países, que están dando sus frutos en países como Francia, aunque no en otros, como Alemania.
  2. El peso de la población inmigrante, que por ejemplo en España han permitido aumentar la media de hijos por mujer de 1,2 a 1,4 (todavía lejana a la tasa de reposición de la población, situada en 2,1 hijos por mujer).
  3. El estancamiento, bajo crecimiento o decrecimiento del aborto que se ha producido desde la segunda mitad de la década de los 90 en los países de la Unión Europea, excepto en España, donde sigue aumentando.
Como muestra de la importancia del estancamiento o decrecimiento del aborto en el aumento de la natalidad, aparece Irlanda -donde el aborto está prohibido- como el país que registra más natalidad, con 18 bebés por cada 1.000 personas.
Le siguen Reino Unido y Francia, con 13 nacimientos por cada 1.000 personas. Varios países de la Unión, como Reino Unido, Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia y Bélgica se están acercando a una tasa de fecundidad de 1,9 hijos por mujer.
Muy lejos se encuentra la tasa de 1,4 hijos por mujer en España y también insólito resulta el crecimiento del aborto en España, de un 70% en los últimos 7 años y superior a un 100% en los últimos 11 años.

Por ejemplo, entre los años 2000 y 2006, mientras el número de abortos en España creció un 59,4%, en Alemania se redujo un 11%, en Italia se redujo un 1%, en Reino Unido aumentó un 9% y en Francia aumentó un 5%.

Despenalización universal de la homosexualidad: sólo la suscriben el 34% de los países de la ONU

Fuente: www.forumlibertas.com
El Papa denuncia el uso de términos como ‘orientación sexual’ o ‘identidad de género’ para tratar de reconocer el pretendido “matrimonio homosexual”

Sólo 66 de los 192 países que forman parte de Naciones Unidas –el 34%- han acabado suscribiendo, el pasado 18 de diciembre, la declaración impulsada por Francia, que pide la despenalización universal de la homosexualidad y pretende crear un marco favorable al “matrimonio homosexual”.

El texto, leído ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en la sede de la ONU en Nueva York por el embajador argentino Jorge Argüello, señala: "Urgimos a los Estados a que tomen todas las medidas necesarias, en particular legislativas o administrativas, para garantizar que la orientación sexual o la identidad de género bajo ninguna circunstancia sean base de condenas criminales, en particular ejecuciones, arrestos o detenciones".

El Vaticano rechaza el valor político de la declaración

Pero más allá de la no criminalización de la conducta homosexual, la declaración contiene “un
valor político que se puede reflejar en los mecanismos de control mediante la fuerza, de los que toda norma (...) que no ponga sobre el mismo plano toda orientación sexual puede ser considerada contraria al respeto a los derechos del hombre”.
Así lo ha advertido Celestino Migliore, representante ante la ONU del Vaticano, uno de los estados que se ha opuesto a la declaración precisamente por esa connotación política, a pesar de su oposición a la discriminación de personas homosexuales.

Benedicto XVI, por una ecología del hombre

Precisamente este lunes, en un discurso dirigido a los miembros de la Curia Romana en el tradicional encuentro de intercambio de felicitaciones navideñas, el Papa Benedicto XVI ha defendido una “ecología del hombre” que respete la naturaleza del ser humano tal como ha sido creado por Dios –hombre o mujer- frente a la idea de un “género” separado de la verdad de la creación.

El Santo Padre ha destacado que la Iglesia debe defender la naturaleza y también “al hombre contra su propia destrucción” y ha denunciado la manipulación que se da en foros nacionales e internacionales cuando se altera el término ‘género’.

Respecto a la votación del jueves en la Asamblea General de las Naciones Unidas, de la declaración para la despenalización universal de la homosexualidad, el Papa ha señalado que, con frecuencia, se utilizan términos como ‘orientación sexual’ o ‘identidad de género’ para tratar de reconocer el pretendido “matrimonio homosexual”.

Éxito de una operación a un feto de 24 semanas; y siguen pidiendo aborto libre

Fuente: www.forumlibertas.com
Un equipo de cirugía fetal de Barcelona arregla la espina bífida de una italiana en el útero de su madre

El equipo de cirugía fetal del hospital Vall d’Hebron de Barcelona ha operado con éxito, en el útero de su madre, a un feto de 24 semanas que presentaba espina bífida. A pesar de los cada vez más numerosos casos de operaciones de fetos dentro del vientre de su madre, continúan las peticiones de aborto libre hasta un avanzado estado de gestación e incluso algunos proabortistas lo defienden a lo largo de todo el embarazo.

La operación intrauterina
de la pequeña Elisabetta, a la que, en la 22 semana de gestación, le detectaron espina bífida, un desorden congénito que produce alteraciones cerebrales graves, malformaciones y parálisis en las piernas, paraplejia o incontinencia de esfíneres, ha permitido arreglar la lesión en la columna antes del nacimiento y evitar la mayoría de complicaciones que comporta la lesión, de manera que a la niña sólo le quedará una leve cojera en el pie izquierdo.
50 minutos operando a un feto de 850 gramos

Esta operación “a útero abierto” se realizó en la localidad italiana de Trieste, donde viven los padres de Elisabetta, a principios del pasado mes de agosto. Duró 50 minutos sobre un feto de 24 semanas de un peso aproximado de 850 gramos y una longitud aproximada de 24 centímetros.

Los cirujanos anestesiaron al feto, abrieron el abdomen de la madre y llegaron al útero, en el que practicaron una incisión de diez centímetros para llegar hasta el feto, evitando la placenta. Lo colocaron con la columna cara a ellos y arreglaron la lesión en la columna con aparatos muy finos. El embarazo continuó su curso hasta el nacimiento, en la semana 32.

Las intervenciones quirúrgicas en fetos pueden suponer una esperanza contra las prácticas de racismo eugenésico, que liquidan a las personas que no se ajustan a un patrón de raza humana, por ejemplo las que sufren síndrome de down, enfermedades genéticas, características diferenciales que pueden representar una minusvalía o incluso problemas como un labio leporino, que puede corregirse con una intervención quirúrgica.

Obispos españoles: La familia, escuela de humanidad

header_original_modNota de la Subcomisión episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida
MADRID, martes 23 de diciembre de 2008 (ZENIT.org). - Publicamos la nota de los obispos españoles de la Subcomisión para la Familia y la Defensa de la Vida que han escrito con motivo de la fiesta de la Sagrada Familia, 28 de diciembre de 2008, con el título "La familia, escuela de humanidad y transmisora de la fe".
* * *
«La familia formadora de los valores humanos y cristianos». Este es el tema elegido para el sexto encuentro mundial de las familias que tendrá lugar en México del 14 al 18 de enero. El hilo conductor de este encuentro hace referencia a la familia como el camino que conduce al hombre a una vida en plenitud. Unidos a esta idea fundamental nos disponemos a celebrar la fiesta de la Sagrada Familia con el siguiente lema: «La familia, escuela de humanidad y transmisora de la fe».
I. ESCUELA DE HUMANIDAD
a) Aprender a recibir el amor

«La familia es escuela del más rico humanismo» (Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo de hoy, Gaudium et spes, 52). Estas palabras del Concilio Vaticano II presentan a la familia como la morada donde el hombre aprende a ser hombre. Se trata, por tanto, del lugar en el cual se desarrolla la primera y más fundamental ecología humana, el ámbito natural y adecuado para que pueda desarrollarse el aprendizaje de lo verdaderamente humano. Así lo descubrimos a la luz de la Revelación del Hijo de Dios que elige la Sagrada Familia para crecer en su humanidad.
En el hogar familiar la persona reconoce su propia dignidad. Lejos de cualquier criterio de utilidad, en su familia el hombre es amado por sí mismo y no por la rentabilidad de lo que hace. Más allá de lo que pueda aportar por sus posesiones o por sus capacidades físicas, técnicas, intelectuales o las propias de su personalidad, la persona no es un medio al servicio del interés de otros; es un fin absoluto, amada por sí misma, de un modo fiel que permanece en el tiempo incluso con sus propias debilidades.
b) Aprender a acoger y acompañar la vida

La familia es el santuario de la vida donde cada miembro es reconocido como persona humana desde su concepción hasta su muerte natural y aprende a custodiar la vida en todos los momentos de su historia. La misión de acoger y acompañar la vida es una labor permanente de la familia. Sin embargo, esta misión adquiere una relevancia singular en este momento en que muchas familias son afectadas dramáticamente por la crisis económica y, sobre todo, cuando han sido anunciadas reformas legislativas que ponen en peligro la vida naciente y terminal: el aborto y la eutanasia.
En la familia, escuela de solidaridad, compartimos los bienes y sostenemos fraternalmente a los miembros más necesitados. Y es en el hogar familiar donde, frente a la posesión de muchos bienes materiales inducida por un consumismo desmedido, aprendemos lo que es verdaderamente importante: el amor.

En la familia se percibe que cada hijo es un regalo de Dios otorgado a la mutua entrega de los padres, y se descubre la grandeza de la maternidad y de la paternidad. El reconocimiento de la vida como un don de Dios nos urge a pedir que no se prive a ningún niño de su derecho a nacer en una familia, y que toda madre encuentre en su hogar, en la Iglesia y en la sociedad las ayudas necesarias para tener y cuidar a sus hijos.

En la familia y en la comunidad cristiana se encuentra la razón para vivir y seguir esperando. Todos, incluidos los que sufren por enfermedad, soledad o falta de esperanza, pueden hallar en la familia y en la Iglesia la certeza de ser amados, y sobre todo la convicción del amor único e irrepetible de Dios que permanece más allá del pecado y de la muerte: «la verdadera, la gran esperanza del hombre que resiste a pesar de todas las desilusiones, sólo puede ser Dios, el Dios que nos ha amado y que nos sigue amando "hasta el extremo", "hasta el total cumplimiento" (cf. Jn 13,1; 19,30)» (Benedicto XVI, Spe salvi, 27).
c) Aprender a dar la propia vida

A través de las relaciones propias de la vida familiar descubrimos la llamada fundamental a dar una respuesta de amor para formar una comunión de personas. De esta manera, la familia se constituye en la escuela donde el hombre percibe que la propia realización personal pasa por el don de sí mismo a Cristo y a los demás, como advierte el Señor en el Evangelio: «porque el que quiera salvar su vida, la perderá y el que pierda su vida por mí, la salvará» (Lucas 9, 24). El eco de estas palabras del Señor resuenan en la enseñanza del Concilio Vaticano II: «el hombre, única criatura en la tierra a la que Dios ha amado por sí mismo, no puede encontrar su propia plenitud si no es en la entrega sincera de sí mismo a los demás» (Gaudium et spes, 24. De esta manera, la familia es la escuela en la que se forja la libertad orientada por la verdad del amor: «la libertad se fundamenta, pues, en la verdad del hombre y tiende a la comunión», Veritatis splendor, 86).
II. TRANSMISORA DE LA FE
La primera manifestación de la misión de la familia cristiana como iglesia doméstica es la transmisión de la fe (Cf. Conferencia Episcopal Española, Directorio de la pastoral familiar de la Iglesia en España, 66).
La experiencia del amor gratuito de los padres que ofrecen a los hijos la propia vida de un modo incondicionado, prepara para que el don de la fe recibido en el bautismo se desarrolle adecuadamente. Se dispone así a la persona para que pueda conocer y acoger el Amor de Dios Padre manifestado en la entrega de su Hijo, y construir la vida familiar en torno al Señor, presente en el hogar por la fuerza del sacramento del matrimonio.
En la familia cristiana descubrimos que formamos parte de una historia de amor que nos precede, no sólo por parte de los padres y abuelos sino, de un modo más fundamental, por parte de Dios según se ha manifestado en la historia de la salvación.
En la familia cristiana se descubre la fe como una verdad en la que creer, la verdad del Amor de Dios que implica la respuesta de toda la persona. Encontramos así la vocación propia de todo hombre, la llamada a entregar a Dios la propia vida.
En el hogar cristiano se descubre la fe como verdad que se ha de celebrar introduciendo a cada miembro en la vida de los sacramentos que acompañan los acontecimientos más fundamentales de la historia familiar. De un modo central la Eucaristía, porque hace presente la entrega esponsal de Cristo en la Cruz y enseña e impulsa a dar la vida por amor incluso en los momentos de dificultad o sufrimiento.
En la familia cristiana se descubre la fe como una verdad que se ha de vivir y, por lo tanto, que se ha de practicar en la vida, orientando y configurando la actuación concreta de cada miembro de la familia.
III. CONCLUSIÓN
Que la familia se constituye en la primera y más fundamental escuela de aprendizaje para ser persona es un hecho originario y, por lo tanto, insustituible. Así lo descubrimos a la luz del misterio del nacimiento del Hijo de Dios que contemplamos en la Navidad. La familia es el lugar elegido por Jesucristo para aprender a ser hombre: "el niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba con él" (Lucas 2, 40); es el reflejo en la tierra del misterio de Comunión eterna que Él vive en el seno de la Santísima Trinidad.
Rogamos a la Sagrada Familia que el encuentro mundial de las familias suponga una fuerte efusión del Espíritu para que Cristo sea la piedra angular sobre la que se construye el hogar cristiano. Nuestra oración se dirige especialmente a las madres que encuentran serias dificultades para dar a luz a sus hijos, a los ancianos y enfermos que ven mermada su esperanza y a los hogares que están sufriendo los efectos de la actual situación económica.
Rogamos también por los frutos de la especial celebración de la fiesta de la Sagrada Familia que por segunda vez tendrá lugar este año en Madrid con la intervención del Papa a través de la televisión.
Que el hogar de Nazaret sea la luz que guíe la vida de nuestras familias para que sean escuelas de humanidad y transmisoras de la fe.
Con nuestra bendición y afecto:
Mons. Julián Barrio Barrio,
Presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar
Mons. Juan Antonio Reig Pla,
Presidente de la Subcomisión de Familia y Vida
Mons. Francisco Gil Hellín
Mons. Vicente Juan Segura
Mons. Manuel Sánchez Monge
Mons. Mario Iceta Gavicagogeascoa
Mons. Gerardo Melgar Viciosa

La ONU y la amenaza a los derechos humanos - Entrevista con Mons. Michel Schooyans

header_original_modSAO PAULO, martes 23 de diciembre de 2008 (ZENIT.org). - Cuando se celebran los 60 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la mayor amenaza a este documento y a los principios allí proclamados viene de la propia entidad que dio vida al texto: la ONU.
En este aniversario de la Declaración de 1948, ZENIT entrevistó a monseñor Michel Schooyans, conocido especialista en filosofía política y demografía.
Monseñor Schooyans es miembro de la Academia Pontificia para la Vida, de la Academia Pontificia para las Ciencias Sociales, así como profesor emérito de la Universidad de Lovaina (Bélgica).
-Háblenos del surgimiento de la Declaración de 1948.
--Monseñor Michel Schooyans: La ONU se creó en 1945 con la Carta de San Francisco y, en cierta forma, se consolidó en 1948 con la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Se consolidó en base a una misión esencial, la promoción de los derechos de todo ser humano. Todo ser humano tiene derecho a la vida, afirma el artículo tercero de la Declaración. El texto invita a todos los hombres, países y gobernantes a reconocer la dignidad de cada ser humano, cualquiera que sea su fuerza, el color de su piel, su religión o edad. Todos merecemos reconocimiento por el simple hecho de ser hombres. Y sobre esa base, dice la Declaración, podremos construir nuevas relaciones internacionales, una sociedad de paz y fraternidad.
Si hubo una guerra mundial que terminó en 1945, es porque hubo un desconocimiento de la realidad de que todos los seres humanos tenemos derechos inalienables e imperecederos. La Declaración se sitúa en continuidad con todas las grandes declaraciones que han marcado la historia política y jurídica de las naciones occidentales. Por ejemplo, la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos (1776), la Constitución de los Estados Unidos (1787), la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de Francia (1789), son las declaraciones clásicas. La Declaración de 1948 se sitúa en la tradición más fiel a aquellas Declaraciones que han demostrado su eficacia en el campo del reconocimiento y la promoción de los derechos humanos. Estos derechos se reconocen debido a una actitud moral y antropológica: yo reconozco la realidad de mi semejante y me inclino ante su presencia. Reconozco su dignidad: incluso si está enfermo, está al inicio o al final de su vida, tiene una dignidad igual a la mía.
-¿Qué tipo de documento es la Declaración de 1948?
--Monseñor Michel Schooyans: La Declaración no es un documento de Derecho en el sentido técnico de la palabra, sino que enuncia unos derechos básicos. Pero para que esos derechos básicos sean reconocidos en la práctica, necesitan ser traducidos en textos legales, necesitan ser codificados. Deben ser prolongados en instrumentos jurídicos apropiados, en lo que se llama Derecho positivo. Esto significa que los derechos proclamados en 1948 deben expresarse en leyes para ser aplicadas por los Gobiernos de los países, y controladas por el poder judicial. Son, por tanto,dos cosas: La primera, el reconocimiento de la realidad de que los seres humanos tienen la misma dignidad y los mismos derechos básicos, y por otro lado, instrumentos jurídicos que dan una forma concreta, exigible, a esos derechos reconocidos como fundamentales.
Cuando se trata de la Declaración de 1948,conviene tener presente que los mismos derechos fundamentales pueden dar lugar a codificaciones distintas de acuerdo con las diversas tradiciones jurídicas de los países. Las naciones pueden traducir de forma distinta el mismo respeto que éstas tienen a los derechos fundamentales de los hombres.
Lo que acabamos de evocar es lo que se llama la tradición realista. Esta tradición se inclina frente a la realidad de seres concretos: usted, yo y la universalidad de los seres humanos. Esta misma tradición sostiene todo el edificio de las naciones democráticas, no solo el edificio jurídico, sino también el edificio político, que también se basa en el reconocimiento de esa misma dignidad. Ahora, hoy en día, la Declaración de 1948, que se inspira nítida y explícitamente en la tradición realista, y que fue redactada con la colaboración de uno de los brasileños más ilustres de la historia, Alceu Amoroso de Lima, está siendo cuestionada.
-¿De qué tipo de cuestionamiento se trata?
--Monseñor Michel Schooyans: Es un cuestionamiento que procede de la influencia de la teoría positivista del Derecho, elaborada sobre todo por un autor llamado Hans Kelsen (1881-1973). Bajo la influencia de Kelsen, se extendió una nueva concepción del derecho, y por tanto, de los derechos humanos. Lo que antes se decía respecto de los derechos innatos del hombre que, por ser hombre, tiene naturalmente derechos, está cuestionado. Todo eso se niega, se coloca entre paréntesis, es despreciado y olvidado. Solo subsisten las normas jurídicas, sólo subsiste el derecho positivo, prohibiendo cualquier referencia a los derechos que los hombres tienen naturalmente. En este contexto, las determinaciones jurídicas son la única cosa que merece respeto y estudio. Ahora bien, estos ordenamiento jurídicos, estas disposiciones contenidas en los Códigos, pueden cambiar según el parecer de quienes tienen fuerza para definirlas. Son puro producto de la voluntad del que tiene poder, de quien consigue imponer su visión de lo que es o no derecho humano. De modo que, como es evidente, la visión puramente positivista de los derechos humanos, depende finalmente del arbitrio de quien tiene la posibilidad de imponer su propia concepción de los derechos humanos, ya que ya no queda ninguna referencia a la verdad, que tiene que ver con la realidad del hombre.
-¿Qué consecuencias tiene este proceso?
--Monseñor Michel Schooyans: Son trágicas. El positivismo jurídico abre el camino para todas las formas de dictadura. Como decía el propio Kelsen, en la Unión Soviética de Stalin había estado de derecho, ya que había leyes. Era un dictador, pero hacía leyes. ¿Pero qué leyes? La ley era la expresión de su voluntad, de su brutalidad. No tenían una referencia a derechos naturales, que serían objeto de una verdad a la que la gente se adhiere y que se impone por su fulgor. La ley en el tiempo de Stalin era el reflejo de la voluntad del más fuerte. Hoy en día, la ley que permite el aborto, que permite la eutanasia, no es algo distinto. Es una ley que permite que venza el más fuerte, que dice: ya que esa es mi voluntad, yo decidiré quien es admitido a la existencia y quien no.
Esta mentalidad ha entrado en varias agencias de la ONU. Y la ONU hoy en día se está comportando como una superpotencia global, transnacional, en la línea exacta de Kelsen. Él mismo decía que las leyes nacionales, las que conocemos como nuestros Códigos nacionales, deben someterse a la aprobación, validación, de un poder piramidal. La validez de las leyes nacionales depende de la validez otorgada, concedida por el poder supranacional a los códigos nacionales, particulares. Esto significa que las naciones quedan totalmente alienadas de su soberanía y los seres humanos de su autonomía. La gente observa esto todos los días, en las discusiones parlamentarias. Muchos parlamentos son simplemente teatros de marionetas que ejecutan decisiones que proceden desde fuera, cumplen la voluntad de quien impone sus decisiones, eventualmente comprando los votos, a través de la corrupción.
Todo esto sucede bajo el simulacro de la globalización, que merece toda nuestra vigilancia. Sucede que, en la mentalidad de quien se adhiere a esta concepción puramente positivista del derecho, la ley no está al servicio de los hombres y de la comunidad humana; está solo al servicio de este u otro centro de poder. Este puede ser una nación como los Estados Unidos, pero puede ser sobre todo la trama de voluntades que se aglomeran en las Naciones Unidas, apoyadas por numerosas ONGs, y también por algunas sociedades secretas, como la masonería. Esto muestra que hoy en día el derecho internacional tiende a prevalecer sobre los derechos nacionales, a aplastarlos, pues los está desactivando gradualmente. ¡Es una cosa terrible! Estamos asistiendo al surgimiento de un derecho internacional tiránico, puramente positivista, que ignora los derechos humanos inalienables proclamados en 1948. Y la gente no se da cuenta...
-¿Estamos ante un nuevo tipo de totalitarismo?
--Monseñor Michel Schooyans: Sí, porque de ahora en adelante la soberanía de las naciones es pura fachada. Kelsen explica esto muy bien: el derecho internacional, que dicta sus leyes a las naciones, debe ser él mismo validado, aprobado, por la cumbre de la pirámide, por la instancia suprema. Veamos un ejemplo: en el momento en que estamos hablando, hay una discusión en la sede de las Naciones Unidas sobre la introducción o no del aborto como "nuevo derecho humano". Sería una nueva versión de la Declaración de 1948. Una modificación calamitosa, porque introduciría subrepticiamente un principio puramente positivo en una declaración que es antropológica y moral. Allí se colocaría también el derecho a la eutanasia. Sólo quedaría a las naciones particulares ratificar estos "nuevos derechos humanos" emanados de la instancia suprema. Esto significa que, como referencia a los derechos naturales de los hombres, esta Declaración habría sido desactivada, volviéndose un documento de derecho puramente positivo, que debería ser aplicado por todas las naciones que se adhirieran al nuevo texto de o a algún otro documento similar.
Es una cosa pavorosa lo que está a punto de suceder. Y va más allá. La Corte Penal Internacional, que fue instituida hace algunos años, tendrá como área de competencia juzgar a las naciones o entidades que rechacen reconocer estos "nuevos derechos" inventados o que se inventen. La Iglesia Católica es uno de los posibles blancos de esta Corte Internacional. Ya hubo quien dijo hace años que el Papa Juan Pablo II podría haber sido intimado a comparecer ante el Tribunal Internacional por oponerse a un "nuevo derecho", el "derecho" de la mujer al aborto. Una amenaza similar se cierne sobre Benedicto XVI. Y en el campo de la educación sucede lo mismo con la ideología de género. En virtud de un "nuevo derecho humano", las personas escogerían su género, podrían cambiar de género. Por lo tanto, el género debe ser enseñado en las escuelas. Es adoctrinamiento 
ideológico a gran escala, hasta el punto de que quienes no suscriban esta ideología pueden ser castigados por un tribunal internacional.
-¿Se discute por tanto un cambio del texto de la Declaración?
--Monseñor Michel Schooyans: La Declaración de 1948 enuncia principios fundamentales. Son verdades primordiales, fundadoras. Nosotros reconocemos este hecho, que el ser humano tiene naturalmente derecho a la vida, a la libertad, a la propiedad, a casarse, a asociarse, a expresarse libremente, y que eso no depende de la voluntad arbitraria de los hombres. Incluso antes de formar parte de una sociedad política organizada, el hombre ya tiene derechos humanos fundamentales. Y los derechos preceden a la ley. Pero el hombre necesita que la sociedad se organice para que esos derechos se apliquen, respetados, y que eventualmente las infracciones sean reprimidas. Todo esto está siendo cuestionado actualmente. Depende de las facciones. Hay una facción a favor del aborto y otra en contra. Pero los que gritan más alto son los partidarios de introducir una modificación en la Declaración de 1948 que alteraría la naturaleza de la Declaración, tanto como la de la propia ONU.
-¿Esto es fruto únicamente de la manipulación del poder o también de un "oscurecimiento de las conciencias", utilizando una expresión de Benedicto XVI?
--Monseñor Michel Schooyans: Benedicto XVI tiene motivos de lo más sólidos para insistir en el papel y en la pobreza de la razón. Todo lo que acabamos de discutir son problemas de antropología y de moral natural. Hay que señalar que la defensa del ser humano no es un privilegio de la Iglesia: forma parte de las grandes tradiciones morales de la humanidad. La necesidad de defender al hombre, de reconocer la dignidad del hombre es una cosa a la que la gente tiene acceso a través del uso correcto de la razón. Por desgracia estamos asistiendo a una perversión de la propia razón. La razón se utiliza para llevarla a las trampas de la misma. El hombre es capaz de ser manipulado, es capaz de ser dominado. En portugués hay una expresión muy bonita, que parece que se usa en el candomblé (un tipo de santería), para decir eso: la gente puede "hacer la cabeza" de alguien. Es exactamente esto. La razón de un individuo o de un pueblo puede ser desconectada. Y se puede llenar la cabeza de alguien con ideas completamente locas. Es el caso del aborto y la eutanasia.
En Bélgica, el aborto fue criminalizado por ley en 1867. Quienes mandaron aprobar esa ley no fueron los católicos, sino los liberales, que en aquella época eran más bien de tendencia masónica, como por cierto sucede hoy. Fueron ellos los que hicieron esa ley. Los católicos la aprobaron, pero la iniciativa fue de los liberales, entonces mayoritarios. Esto significa que la razón funcionaba. La razón les había hecho ver que era evidente que el ser humano debía ser protegido antes de su nacimiento. Era una cuestión de razón. Los tiempos han cambiado. Puede alterarse la capacidad de raciocinio. Hoy asistimos a varias maniobras que van en ese sentido. Están los casos del aborto, de la eutanasia, del género. Está el problema de la homosexualidad: hace treinta años ¿quiñen habría pensado en promover un "nuevo derecho" a la homosexualidad? La razón humana es capaz de genialidades, pero tiene también una facultad delicada, vulnerable, frágil, una facultad que puede ser desactivada, adormecida. La peor forma de esclavitud es la esclavitud mental, la esclavitud de la razón, que comporta una consecuencia: el naufragio de la fe, porque no hay un acto de fe que no sea razonable. Entonces, si se entra en esa confusión mental de decir que el aborto es un derecho, la eutanasia es un derecho, se entra en un proceso que acaba corrompiendo no sólo la razón, sino también su fe.

domingo, 28 de diciembre de 2008

"No ha habido nunca" una legislación sobre el matrimonio "tan irracional" como la que tiene España

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y obispo auxiliar de Madrid, monseñor Juan Antonio Martínez Camino, manifestó que "no ha habido nunca" una legislación sobre matrimonio "tan irracional" como la que tiene hoy España, ya que con la última reforma del Código Civil en materia de matrimonio "se han suprimido las palabras padre y madre, y esposo y esposa".
En entrevista a Europa Press, el también portavoz del Episcopado explicó que en España "se ha suprimido el reconocimiento del matrimonio en su especificidad". "Las leyes españolas no lo reconocen y esto tiene unas consecuencias para la vida social de una trascendencia incalculable", agregó.
En este sentido, reiteró que esta normativa "afecta negativamente a todas las familias", porque, en su opinión, "el futuro ser esposo y esposa de los niños no está reconocido ni protegido". "Es uno de los graves problemas que tenemos", apuntó.
Sobre la celebración eucarística del próximo domingo día 28, que ha organizado el cardenal arzobispo de Madrid, monseñor Antonio María Rouco Varela, en la madrileña plaza de Colón, Martínez Camino dijo que este año se había optado por un Misa porque el año pasado la celebración 'Por la Familia Cristiana' "resultó demasiado larga". "Se hará una celebración pausada y solemne, de manera que todo el mundo pueda participar con intensidad y entusiasmo", agregó.
Así, auguró "una presencia masiva al evento", ya que, según dijo, llegarán de fuera de Madrid decenas de miles de personas, mientras que Madrid "estará entera". Sobre la posibilidad de realizar este evento en otras ciudades en años próximos, dijo que lo importante es que el día de la Sagrada Familia adquiera "un carácter de especial celebración". "Es especialmente necesario rezar por la familia y mostrar su belleza y significado", apuntó.
Con todo, recordó que "la inmensa mayoría" de los españoles viven "en familias unidas, que viven un proyecto de amor entre hombre y mujer y quieren a sus hijos". "Es lo normal en España, e infinitamente más bella y superior a modelos alternativos". En este sentido, Camino dijo que el Día de la Sagrada Familia "tiene una relevancia pública especial", porque "la familia es la clave de la vida social".

martes, 23 de diciembre de 2008

Los caprichos de las madres, por encima de los derechos del hijo - Fuente: ForumLibertas.com

La Comisión Nacional de Reproducción Asistida aprueba que una lesbiana transfiera su óvulo al útero de su pareja para que ambas sientan ser su madre
La Comisión Nacional de Reproducción Asistida ha aprobado que una mujer lesbiana transfiera su óvulo fecundado al útero su pareja para que ambas puedan intervenir en el proceso de reproducción de su hijo.
Dicho proceso supone un riesgo de muerte para el hijo (riesgo de aborto), no requerido por una situación de infertilidad, sino únicamente por el deseo de una mujer de sentirse más madre y más vinculada a su pareja. De esta manera, este órgano consultivo del Ministerio de Sanidad español antepone los deseos de la madre y su pareja a los derechos del hijo que va a nacer, que se convierte así en un medio, en lugar de en un fin.
Se trata, según algunos analistas, de un juego insólito donde solamente interviene el deseo y donde no existe la necesidad, un juego que sacrifica los derechos del que ha de nacer por el deseo de sus caprichosas madres.
Discriminación para equiparar derechos

La aprobación de la donación de óvulos fecundados entre lesbianas por parte de la Comisión Nacional de Reproducción Asistida pretende equiparar los derechos de las lesbianas a los de los matrimonios, ya que las donaciones deben ser anónimas, excepto las del esperma del marido.
Como en casos de adopciones de menores por parte de parejas homosexuales, la búsqueda de la igualdad puede acabar convirtiéndose en una discriminación a favor de las personas homosexuales, que acaban gozando de nuevos privilegios.
El caso concreto sobre el que la Comisión se ha pronunciado, a través de un informe del pasado 4 de diciembre, se refiere a un "matrimonio" de mujeres que solicitó a un centro de reproducción asistida que una de ellas pudiera ceder un óvulo fecundado al útero de la otra, petición que les fue denegada entonces porque la ley de reproducción asistida establece que las donaciones sean anónimas.
Ahora la Comisión -formada por 29 médicos, científicos, juristas y otros expertos- no ve impedimentos a su petición. De todas maneras, su decisión no es vinculante, aunque puede tener cierto peso. Las comunidades autónomas son las que tienen autoridad para autorizar o no este proceso de fecundación.

La familia es el hecho democrático por excelencia - Por José Ignacio Beteta, PRI

Intervención del Sr. José Ignacio Beteta Bazán en el Congreso de la República del Perú con ocasión del Foro “Familia, Sociedad y Estado” convocado por el Ministerio de la Mujer y el Desarrollo – MIMDES y la Vicepresidenta del Congreso de la República, Dra. Fabiola Morales
Lima, 09 de diciembre de 2008
Muchas gracias por la invitación a este foro. Antes de empezar con el tema que se me ha encargado, quiero decir que debemos aprovechar estas instancias para ayudar al Estado. No son muchas las veces en las que éste se pone de pie para escuchar a la sociedad civil en materias tan importantes, y este tipo de foros debe servir para aterrizar opiniones, ideas positivas y concretarlas en políticas públicas que alcancen a la sociedad en su conjunto.
Aunque me toca hablar del mundo educativo, empezaré con un ejemplo de la economía: En la historia de nuestro país un estado intervencionista nunca ha traído buenos resultados. Un ejemplo claro de esto lo tenemos en el ámbito económico. Cuando quisimos convertir al estado peruano en un empresario, como en el gobierno del General Velasco hace unos 30 años, los resultados fueron nefastos: si el estado controla los precios, interviene en la banca, estatiza y asume roles empresariales, la sociedad pierde tarde o temprano. Por el contrario, cuando el estado acompaña, facilita, brinda las condiciones necesarias y equitativas para que la sociedad y las instituciones que la conforman se desarrollen, los resultados positivos no se hacen esperar.
La creación de diversas entidades reguladoras, la democratización del poder judicial y su completa autonomía del Gobierno de turno, por ejemplo, son reformas muy positivas que garantizan que la sociedad peruana se desarrolle libremente amparada por el estado, no estrangulada por el mismo.
Y comienzo con este ejemplo porque si en las políticas económicas prevalece este principio, también en las políticas sociales. “Tanto estado como sea necesario, tanta sociedad como sea posible”. En este ámbito el estado tiene como principal objetivo garantizar el bien común de las personas, el de cada una y el de las comunidades en las que se reúnen para integrar la sociedad. Y quién podría negar que la primera comunidad en el orden cultural es la familia. La familia es el hecho democrático por excelencia: nace de una relación libre, se basa en normas de consenso, tiene un fundamento ético y apunta a un fin altruista, la pareja estable es un modelo de diálogo, de aceptación, de renuncia voluntaria y respeto por la individualidad que es el otro. Es un hecho democrático sostenido en el tiempo y por lo tanto modélico en el más pleno sentido de la palabra.
En cada familia se educan futuros ciudadanos, constructores de una sociedad más justa y solidaria. Quienes votamos no somos individuos sin conexiones: somos finalmente hijos, padres, hermanos, parientes. Es la familia, repito, el primer hecho democrático. Y en este sentido al Estado le toca acompañarla, protegerla, revalorarla. Suena lógico: la mejor aliada del estado en la construcción de una democracia real es y será siempre la familia.
Y para que esto suceda el estado y la sociedad deben entender que tanto la democracia como la familia son hechos, no “entelequias” manipulables por el lobby o algún pequeño grupo de poder bien posicionado. Son hechos que requieren de ciertas virtudes, hábitos positivos que las construyan. Y así como pueden ser construidos, también pueden ser destruidos. Son don y misión, dato y tarea.
Pero esto no se comprende. Le ocurre a la familia, y por lo tanto a la democracia, lo que un francés escribió alguna vez: “lo esencial es invisible a los ojos”. Olvidamos fácticamente a la familia. Esto debido en parte el gran volumen de información que recibimos de los diferentes medios informativos animados por motivaciones lucrativas. Los modelos de jóvenes, héroes y referentes que vemos en los medios no aparecen en el ámbito de una familia natural. Generalmente son mostrados como individuos desligados de lazos de este tipo: no recuerdo alguna película de James Bond en la que su madre haya tenido un rol protagónico, sin embargo cabe preguntarse ¿no será James Bond lo que es gracias a su madre? Apuesto que su madre era mucho más recia que él. Pero eso no vendería, y las películas, video juegos y otros espectáculos resaltan mas bien el logro individual, exaltan la veleidad y lo esporádico, lo efímero de nuestras existencias con el fin de sacarnos de la constante de la vida humana, vida a veces llena de preocupaciones, dramas, alegrías, gozos, desencantos….Este fenómeno cala en las conciencias y poco a poco trastoca el concepto objetivo de familia.
Tenemos frente a nosotros un desafiante panorama: por un lado la necesidad de construir democracia y a la familia como el primer hecho democrático y, por otro el absurdo olvido y manipulación ésta última que finalmente afectará tarde o temprano a la primera.
Ha llegado el momento entonces de desvelar una certeza: la familia y la democracia se necesitan mutuamente. Cuando la familia sufre, la democracia también. Y si nosotros no ayudamos al Estado a construir proyectos políticos desde una perspectiva real de familia, el Estado nos terminará reemplazando, cosa, que como hemos visto al iniciar esta intervención, nunca ha dado buenos resultados.
Es ahí donde interviene la educación. Cuando hablamos de formar el capital humano, concepto fundamental en las reflexiones económicas actuales para la búsqueda de un desarrollo sostenible, hablamos de brindar una educación de calidad a aquellos que son y serán el sostén de una nación: su clase empresarial, sus gobernantes, sus empleados públicos y privados, sus docentes, sus obreros, sus agricultores.
Una educación de calidad interesada en el desarrollo democrático y en el crecimiento económico de una nación debe favorecer y fortalecer el rol educador de la familia, su rol democratizador y a su vez transmitir de forma didáctica y transversal una verdad elocuente: no hay verdadera democracia sin verdaderas familias. Esto se debe trasladar a los planes educativos, a los textos, a la normativa, etc.
Pero hay indicios (y me permito decirlo como alguien que está comprometido con el mundo educativo), dejados por los diversos equipos de trabajo que van pasando por el estado y que se encargan de diseñar los planes educativos nacionales y regionales, indicios, repito, que muestran un olvido de la familia y un concepto errado de la democracia.
Tampoco hay un tratamiento integral y contundente de estos dos temas. Nos matamos buscando que nuestros niños y niñas aprendan a leer y a resolver problemas de matemáticas, les enseñamos mucho inglés pero… eso no los formará como ciudadanos.
No podemos descuidar lo esencial. Damos por hecho que nuestros hijos e hijas serán ciudadanos bien formados para vivir en comunidad, trabajar en equipo, ser generosos, ser responsables, ser líderes positivos, amar de verdad…. Y ¿es acaso eso lo que les “venden” los medios informativos actuales? ¿Quién les enseña a vivir eso? Damos por hecho que nuestros hijos e hijas estarán preparados para sostener relaciones duraderas, realizadoras, comprometidas, para criar hijos y acompañarlos hasta que sean personas de bien… Y ¿es acaso eso lo que les “ofrecen” los medios informativos en la actualidad? ¿Quién les enseña a vivir eso? Si no fortalecemos a la familia, la escuela no podrá dar algo que no le corresponde. Recordemos que los colegios reciben de la familia por delegación la función de instruir a sus hijos, no la reemplazan. Debemos fortalecer a la familia y fortalecer también la educación en perspectiva democrática y de familia en las escuelas.
Concluyo recapitulando las tres ideas que he querido transmitir el día de hoy:
En primer lugar: El estado debe acompañar y garantizar el desarrollo de las comunidades que sostienen la sociedad y la primera comunidad que sostiene una nación es la familia.
Segundo: Es la familia el principal hecho democrático espontáneo que surge dentro de y sostiene a la sociedad y por ello requiere de una valoración especial por parte del estado.
Y tercero: la educación pública, el plan educativo nacional, todas las políticas educativas deben sacar a la luz la importancia de la familia y su rol democratizador, y transmitirlo de forma transversal a nuestras futuras generaciones de peruanos. Debemos empezar a desvelar lo que por mucho tiempo ha estado velado: sin familia no hay educación de calidad, sin familia no hay democracia, sin familia no hay sociedad.

lunes, 22 de diciembre de 2008

España: “La ley no puede dejar desprotegido al feto” - Por Álvaro Bustos, Aceprensa (Nota completa clic aquí)

El Prof. Julio Banacloche, catedrático de Derecho Procesal en la Universidad Complutense (Madrid), compareció recientemente ante la subcomisión del Congreso de los Diputados que estudia la posible ampliación del aborto en España. En su intervención cuestionó la necesidad de esa reforma y aportó razonamientos jurídicos al respecto. A partir de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la ley del aborto de 1985, este especialista sostiene que no es admisible un sistema que desconozca en absoluto la protección que merece la vida del feto.
Al parecer, los médicos y las mujeres en trámite de realizar o sufrir un aborto dicen no tener claro en qué casos cumplen las condiciones exigidas por la ley y cuándo no: consideran que una ley de plazos sí les daría esa seguridad jurídica. ¿Qué opina de esta argumentación?
— El parámetro que sirve para medir la existencia de inseguridad jurídica es la jurisprudencia. Existirá inseguridad si existen sentencias contradictorias, o dudas de interpretación, o incertidumbre en cuanto al resultado final del proceso por la distinta aplicación de la norma. Nada de esto existe en la actualidad, ni se ha aportado ningún dato que lo avale. Es más, si realmente fuera perentoria la reforma legal en esta materia, a causa de la grave inseguridad jurídica que se dice que existe, ésta hubiera sido denunciada y dicha reforma propuesta por la Fiscalía General del Estado.
¿No se ha demandado protección a la Fiscalía?
— Si se analizan las últimas cuatro memorias de la Fiscalía, de 2004 a 2008 (con un Fiscal General del Estado nombrado a propuesta del gobierno del PSOE), no se menciona nada destacable en relación a los delitos de aborto, ni se propone reforma alguna; ni siquiera en la Memoria de 2008, donde sin embargo sí se piden reformas sobre cuestiones tales como la tipificación penal de las pintadas o graffiti sobre bienes muebles. Además, esta cuestión de la posible “inseguridad” de los términos de la ley y del sistema de indicaciones ya fue abordado por el Tribunal Constitucional (TC) en su sentencia 53/1985, y fue rechazada expresamente, por lo que es una cuestión ya resuelta.
Entonces, ¿existen motivos para la reforma?
— En mi opinión, no existen razones objetivas que justifiquen técnicamente una reforma de la actual regulación sobre el aborto. Pero si el Parlamento decidiera cambiarla, debería tener en cuenta la doctrina sentada por el TC en relación con esta cuestión: la citada sentencia 53/1985.
El Tribunal Constitucional ante el aborto

¿Qué dice la sentencia?
— Establece unas bases de las que necesariamente hay que partir; textualmente, dice que“la vida humana es un devenir, un proceso que comienza con la gestación” y que “la gestación ha generado un tertium existencialmente distinto de la madre, aunque alojado en el seno de ésta”. También subraya la protección constitucional del nasciturus: “el nasciturus está protegido por el artículo 15 de la Constitución, aun cuando no permite afirmar que sea titular del derecho fundamental”. Es cierto que, en una curiosa finta legal, la sentencia no dice que el nasciturus sea titular del derecho fundamental a la vida: tiene derecho a la vida pero no es titular de ese derecho. Pero no hay que quedarse ahí: la sentencia sí reconoce expresamente que la vida del nasciturus es un bien jurídico y que, como tal, goza de protección constitucional. Esta protección, sigue la sentencia, “implica para el Estado con carácter general la obligación de abstenerse de interrumpir o de obstaculizar el proceso natural de gestación, y la de establecer un sistema legal para la defensa de la vida que suponga una protección efectiva de la misma”. El tenor literal de la sentencia habla por sí solo.
¿No caben, según la doctrina del TC, situaciones o circunstancias que estén por encima del derecho a la vida del feto?
— La sentencia precisa que no es admisible un sistema que desconozca en absoluto la protección que merece la vida del feto. Sobre algunos casos límite dice que “se trata de graves conflictos de características singulares, que no pueden contemplarse tan sólo desde la perspectiva de los derechos de la mujer o desde la protección de la vida del nasciturus. Ni ésta puede prevalecer incondicionalmente frente a aquéllos, ni los derechos de la mujer pueden tener primacía absoluta sobre la vida del nasciturus, dado que dicha prevalencia supone la desaparición, en todo caso, de un bien no sólo constitucionalmente protegido, sino que encarna un valor central del ordenamiento constitucional”. En España, por tanto, la protección de la vida del feto se puede decir que es de orden público constitucional: no resulta admisible ningún sistema que la obvie absolutamente.

El invierno demográfico, más preocupante que el calentamiento global

header_original_modEl cardenal Antonelli pide a Europa prestar más atención a la vida y la familia
ESTRASBURGO, lunes 22 de diciembre de 2008 (ZENIT.org).- Durante una intervención en el hemiciclo del Consejo de Europa en Estrasburgo, el cardenal Ennio Antonelli, presidente del Pontificio Consejo para la Familia, invitó a los políticos y a las instituciones europeas a ocuparse más de las consecuencias del invierno demográfico, que pueden tener peores consecuencias que el calentamiento de la atmósfera.
En ocasión de la ceremonia de la entrega del premio Europeo por la vida "Madre Teresa de Calcuta", en memoria del profesor Jérôme Lejeune, el cardenal Antonelli explicó que "el compromiso a favor de la vida naciente hoy también es necesario por razones de carácter social".
El presidente del dicasterio vaticano ha reportado algunos datos que caracterizan "el invierno demográfico" del continente europeo.
En Europa el índice de fecundidad es de 1,56 por cada mujer, netamente, bajo el nivel de "recambio generacional", que es de 2.1. Desde 1980 cada año, nace en promedio un millón de niños menos.
Anualmente se cometen 1,2 millones de abortos. La Unión Europea se vuelve cada vez más vieja: la población de ancianos de más de 65 años es más numerosa que los niños menores de 14 años: las casas están cada vez más vacías: el promedio de miembros de una familia es de 2,4. Los solteros son 54 millones, un cuarto de las familias.
Según el purpurado, "a la crisis demográfica se agrega la emergencia educativa", provocada por el hecho de que "muchos niños no tienen la posibilidad de crecer en una familia unida y estable".
"Nacen fuera del matrimonio 1,7 millones de niños, es decir, un tercio de la totalidad. En los últimos diez años 15 millones de menores han vivido la dolorosa experiencia de la separación de sus padres. Los divorcios afectan la mitad de los matrimonios".
El purpurado precisó que "las causas de esta triste situación son múltiples. En medida relevante incide la difundida cultura individualista, hedonista, consumista y utilitarista".
"Se trata de un utilitarismo miope --señaló--, porque la tasa de natalidad comporta graves riesgos económicos, sociales y culturales. Se puede prever que habrá carencia de trabajadores, disminuirá la producción de bienes y servicios".
"Se volverá insostenible el pago de las pensiones y la asistencia a los ancianos por la ausencia de recursos económicos y humanos --agregó--. La inmigración de personas exteriores a la Unión Europea no será suficiente para llenar los vacíos y además, si no se maneja bien, podría comprometer la contribución de los pueblos europeos y la transmisión de su patrimonio cultural".
No en vano --subrayó el cardenal Antonelli-- "alguno ha dicho que el invierno demográfico debería preocupar más que el calentamiento de la atmósfera".
"El compromiso por la vida y la familia no constituye todavía una prioridad --lamentó--. En la Unión Europea hace falta un organismo dedicado a estas cuestiones. A la familia viene destinado solo el 2,1% del PIL (en Italia todavía menos 1,2%) una décimo tercera parte de los gastos sociales".
Para buscar una solución a la crisis demográfica y dar un desarrollo en las políticas sociales, el cardenal Antonello afirmó que "la mejor ganancia para la natalidad y para la sana educación es la familia fundada sobre el matrimonio de un hombre y una mujer".
"La familia --continuó-- es un sujeto de interés público, y debe recibir apoyo en materia de políticas adecuadas. En primer lugar se debe precisar correctamente la identidad de la familia sin confundirla y equipararla con otras formas de convivencia y de amistad de carácter privado".
Entre las líneas de compromiso, el presidente del Pontificio Consejo para la Familia pidió "hacer política no sólo para las familias sino también con las familias, dialogando con las asociaciones que tutelan los derechos de la familia".
"Dar ayuda económica y asegurar servicios adecuados para que las pajeras puedan tener los hijos que responsablemente desean".
"Reconocer a los padres el derecho de educar libremente los hijos y de escoger, sin cargas económicas adicionales, las escuelas no estatales para sus hijos".
"Conciliar en la medida de lo posible los tiempos y los lugares del trabajo con las exigencias de la vida familiar", sugirió.
En conclusión, el cardenal Antonelli subrayó que "compromiso por la vida y compromiso por la familia están estrechamente relacionados" y que "el mejor modo para promover los derechos de los menores, comenzando por el derecho a la vida, es el de apoyar a la familia para que pueda cumplir su misión".

“Bella”: las cifras redondas de una película rentable - Por Ana Sánchez de la Nieta, Aceprensa

La película lleva cuatro semanas en la lista española de las 10 más taquilleras.
Hace cinco semanas se estrenó en España la película Bella, producida por Metanoia Films, una pequeña compañía recién creada. Su promotor, el actor Eduardo Verástegui (México, 1974) se confesaba cansado de participar en proyectos alejados de su visión de la vida y con frecuentes retratos peyorativos de la comunidad latina en EE.UU.
Así las cosas, Verástegui (actor protagonista de Bella) y su socio Leo Severino escribieron una pequeña y emotiva historia con un discurso infrecuente sobre la familia, la maternidad y el derecho a la vida. La película, rodada en 23 días con un presupuesto de 3 millones de dólares, recaudó casi 9 millones de dólares en EE.UU. Todo un éxito.
Para la distribuidora española European Dreams, ha sido su primera película, y los directivos deben de estar contentos porque Bella lleva cuatro semanas entre las 10 más taquilleras. Quienes se dedican a distribuir cine y conocen la rapidez con la que grandes películas caen de los rankings saben que mantenerse cuatro semanas es poco menos que una hazaña, máxime si no se tiene detrás una gran distribuidora y una costosa campaña de
marketing.
Los buenos resultados de Bella son más llamativos si se consideran algunos datos de contexto. En la industria norteamericana una comedia urbana baratita sale por unos 30 millones de dólares. Quantum of Solace costó 180 millones y Madagascar 2, 150 millones. En España, Bella se estrenó con 100 copias, mientras que la última de la saga Bond salió con 536, Madagascar 2, con 580, y con 300 llegaron a los cines Saw V y Red de mentiras.

Bella ha superado el millón y medio de euros, una taquilla superior a casi todas las películas españolas de 2008 exceptuando Los crímenes de Oxford (8 millones) y Los girasoles ciegos (3 millones).
Mientras que la mayoría de las películas caen alrededor de un 30% en taquilla en la segunda semana de exhibición, Bella solo sufrió un descenso del 6%. Lo normal es perder un 50-60% en la tercera semana para desaparecer de la cartelera en la cuarta. Bella perdió un 23% en la tercera semana y un 17% en la cuarta.
En el acumulado total, el promedio de Bella ha sido de 12.000 euros por copia, lo que significa una rentabilidad enorme y un buen ojo de los exhibidores que apostaron por la cinta.
El caso Bella es otro de los que demuestran que hay un público suficientemente numeroso dispuesto a pasar por taquilla para ver esta clase de películas. Por otra parte, parece claro que ha funcionado el “boca-oreja” o “tamtam” cinematográfico. La presencia de Verástegui en los medios, especialmente en Internet, se ha revelado muy eficaz, quizás porque ha sabido presentar su película como una consecuencia de esa personal metanoia que da nombre a su productora.

Benedicto XVI aboga por "una ecología del hombre"

header_original_modLa ideología de género altera la constitución de la naturaleza humana, advierte
CIUDAD DEL VATICANO, lunes 22 de diciembre de 2008 (ZENIT.org).- La defensa de la naturaleza no es algo accesorio para la Iglesia, sino que forma parte de su naturaleza, afirmó este lunes Benedicto XVI, aclarando, sin embargo, que se trata de una "ecología del hombre".
Así lo explicó este lunes en el largo y extenso discurso que dirigió a los miembros de la Curia Romana con quienes mantuvo el tradicional encuentro de intercambio de felicitaciones con motivo de la Navidad.
Recordando el papel decisivo que tuvo la reflexión sobre la ecología durante las Jornadas Mundiales de la Juventud, celebradas en julio en Sydney, acontecimiento central para la Iglesia en el año 2008, el pontífice ofreció una sugerente lectura sobre el respeto de la creación.
"Dado que la fe en el Creador es una parte esencial del Credo cristiano, la Iglesia no puede y no debe limitarse a transmitir a sus fieles sólo el mensaje de la salvación", afirmó el Papa, que a inicios de 2009 publicará una encíclica de carácter social.
"También tiene una responsabilidad con la creación --advirtió-- y tiene que cumplir esta responsabilidad en público".
En el cumplimiento de esta misión, añadió, la Iglesia "no sólo tiene que defender la tierra, el agua, el aire, como dones de la creación que pertenecen a todos. Tiene que proteger también al hombre contra su propia destrucción".
"Es necesario que haya algo como una ecología del hombre, entendida en el sentido justo", aseguró.
Esta ecología humana, afirmó, se basa en el respeto de los géneros, masculino y femenino, que forman parte de la naturaleza humana.
El obispo de Roma lo dijo con estas palabras: "Cuando la Iglesia habla de la naturaleza del ser humano como hombre y mujer y pide que se respete este orden de la creación no está exponiendo una metafísica superada".
Se trata, aseguró, "de la fe en el Creador y de la escucha del lenguaje de la creación, cuyo desprecio significaría una autodestrucción del hombre y, por tanto, una destrucción de la obra misma de Dios".
El pontífice advirtió ante la manipulación que tiene lugar en foros nacionales e internacionales cuando se altera el término "gender" (género). Con frecuencia, como sucedió el pasado jueves en la asamblea general de las Naciones Unidas, se utilizan términos como "orientación sexual" o "identidad de género" para tratar de reconoce el pretendido "matrimonio" homosexual.
"Lo que con frecuencia se expresa y entiende con el término "gender", se sintetiza en definitiva en la autoemancipación del hombre de la creación y del Creador. El hombre quiere hacerse por su cuenta, y decidir siempre y exclusivamente sólo sobre lo que le afecta", constató el pontífice.
Pero de este modo, advirtió, "vive contra la verdad, vive contra el Espíritu creador".
"Los bosques tropicales merecen, ciertamente, nuestra protección, pero no menos la merece el hombre como criatura, en la que está inscrito un mensaje que no contradice a nuestra libertad, sino que es su condición", indicó.
Por eso, aclaró, "grandes teólogos de la Escolástica han calificado el matrimonio, es decir, el lazo para toda la vida entre el hombre y la mujer, como sacramento de la creación, instituido por el Creador y que Cristo --sin modificar el mensaje de la creación-- acogió después en la historia de su alianza con los hombres".
"Forma parte del anuncio que debe ofrecer la Iglesia el testimonio a favor del Espíritu creador presente en la naturaleza en su conjunto y de manera especial en la naturaleza del hombre creado a imagen de Dios", concluyó.

Gobierno porteño prohibió el canto de los tradicionales villancicos de Cáritas en la calle Florida de Capital Federal y tuvo que dar vuelta atrás

Macri ahora cantará villancicos.
El Gobierno porteño decidió autorizar a Cáritas que organice los cantos navideños en la calle Florida. Los había prohibido por atentar contra la "estética urbana".
El Gobierno de la Ciudad decidió finalmente autorizar a Cáritas a que organice los tradicionales cantos de villancicos navideños a lo largo de la calle peatonal Florida, luego de haberlos prohibido por un "error administrativo", según se informó oficialmente.
En un comunicado, la comuna porteña afirmó que "en un primer momento, la autorización había sido denegada por la Dirección de Ordenamiento del Espacio Público debido a un error administrativo". Por ello, se añade, se corrigió esa equivocación y "se autorizó a Caritas a realizar los tradicionales cantos navideños".
En la resolución que los prohibe, dijeron que "se deniega la autorización porque la actividad "producirá efectos negativos sobre peatones y vecinos", y es deber de la dirección defender el espacio público en resguardo de la moralidad, la salubridad, la seguridad y la estética urbana"

Carta 08, un manifiesto por la libertad en China - Aceprensa

Trescientos intelectuales chinos reclaman democracia y respeto de los derechos humanos
En coincidencia con el 60 cumpleaños de la Declaración Universal de Derechos Humanos (ver Aceprensa, 10-12-2008), un grupo de intelectuales chinos ha elaborado un manifiesto en que reclaman el respeto de las libertades en su país y proponen distintas reformas políticas para asegurarlas. Uno de los firmantes, el conocido disidente Liu Xiaobo, está detenido desde principios de octubre. Otros fueron interrogados la víspera del aniversario, entre ellos uno de los principales redactores, Zhang Zuhua. El 10 de diciembre hubo más arrestos entre los participantes en una manifestación pacífica en Pekín, organizada también a favor de los derechos humanos.
El documento, firmado por unos trescientos intelectuales y publicado en Internet el 10 de diciembre, se titula Carta 08, en recuerdo y homenaje para la iniciativa similar surgida en 1977 en la antigua Checoslovaquia. La Carta 77, entre cuyos promotores y signatarios se encontraba Václav Havel, criticaba los abusos del gobierno comunista y le exigía el respeto de los derechos humanos, como el mismo régimen se había comprometido a hacer al suscribir el Acta Final de Helsinki (aprobada en la Conferencia sobre Seguridad y Cooperación en Europa, 1975) y otros convenios. Aunque los firmantes sufrieron duras represalias (Jan Patocka murió a consecuencia de un interrogatorio, Václav Havel y otros fueron encarcelados) la iniciativa contribuyó mucho al desprestigio y debilitamiento del régimen, lo que condujo a la “revolución de terciopelo” doce años después.
Como aquellos disidentes checos y eslovacos, los firmantes de la Carta 08 se apoyan en los compromisos a favor de los derechos humanos que el régimen chino ha suscrito en teoría. Y a continuación muestran la incoherencia del gobierno comunista, que los proclama pero los incumple sistemáticamente. “China tiene muchas leyes, pero no imperio de la ley; tiene constitución, pero no gobierno constitucional”. Las consecuencias son una corrupción endémica, clientelismo, aumento de las desigualdades sociales, creciente animosidad del pueblo contra las autoridades. No hay cauces adecuados para presentar las quejas, que a menudo se silencian con encarcelamiento y aun torturas.
El documento enumera a continuación seis principios en los que se basan sus reclamaciones: libertad, derechos humanos, igualdad, republicanismo (equilibrio de intereses y poderes), democracia y gobierno constitucional.
A continuación presentan 19 propuestas de reforma política para asegurar la protección de esos principios. El primero es cambiar la Constitución, para eliminar todo lo que en ella contradice el respeto de los derechos fundamentales. Siguen la separación de poderes, la elección por sufragio universal de los miembros de las asambleas legislativas y de los gobiernos en todos los niveles (local, provincial, nacional), la independencia de los jueces y el control público de los funcionarios. Se reclaman expresamente las libertades de asociación, de reunión y de expresión, así como la libertad religiosa.
El texto insiste también en reducir la desigualdad entre el campo y la ciudad, uno de los principales motivos de conflictos en China; en la garantía de la propiedad privada; la protección del medio ambiente; el establecimiento de una buena Seguridad Social.
La Carta 08 subraya que la demanda de libertad plena es cada vez mayor en China, y la falta de respuesta por parte de las autoridades genera el peligro de un “conflicto violento de proporciones desastrosas”. La elite gobernante no podrá mantener su poder autoritario indefinidamente. “La decadencia del sistema actual ha alcanzado el grado en que el cambio ya no es opcional”.

Tucumán marchó contra el aborto - Fuente: http://argentinosalerta.org

Por María Silvina Ajmat (lanacion.com)
Dos mil personas se movilizaron el viernes 19 hasta la Plaza Independencia de la capital provincial, en una convocatoria organizada por un grupo de jóvenes para pedir "Vida para todos".
Con velas encendidas, los manifestantes llegaron a la Plaza Independencia, en el centro de San Miguel de Tucumán, para pedir "Vida para todos"
Una multitud teñida de blanco marchó anoche por las calles tucumanas bajo la consigna "Vida para todos", en una movilización que significó el cierre de una campaña en contra del aborto, iniciativa del Grupo Misionero Lourdista de esa provincia.
"La campaña surgió hace un mes, casi sin pensarla", relató a lanacion.com Margarita Toledo, una de las organizadoras y coordinadora del grupo. "Queríamos impulsar para esta Navidad la lucha contra el aborto y celebrar la vida y decidimos organizarnos para llevar el tema a un debate masivo", relató.

Lo que empezó como una idea de unos pocos jóvenes comprometidos se convirtió en menos de un mes en un tema de interés público. Charlas en colegios, actividades grupales y una gran difusión generaron una convocatoria sin precedentes que llegó a su punto culminante el pasado 5 de diciembre, con un cine-debate en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Tucumán al que asistieron más de 400 personas, entre jóvenes y familias enteras, para la proyección de la película Bella, de Alejandro Gómez Monteverde que trata el drama del aborto. Así se instaló el debate en la agenda de los tucumanos.
Tucumán marchó en contra del abortoEl video-debate organizado el 5 de diciembre convocó a muchos jóvenes que se entusiasmaron con la campaña en contra del aborto
El siguiente paso fue la marcha que se concretó ayer cuando dos mil personas vestidas de blanco cortaron las calles principales de la capital tucumana para manifestarse a favor de la vida.
Un video de la gestación de un bebé en el útero materno y el pulso de sus latiditos se proyectaron desde una combi al compás de los pasos de los manifestantes que cantaban: "Vida para todos. No nos callemos. Vida para todos. Juntos gritemos, comprometidos, por los que vivimos y los que vendrán."
Luego, una parada: desde el balcón de un edificio, niños con globos blancos gritaron "decimos sí a la vida porque somos el futuro", tras lo cual vino la primera ovación. En las paradas subsiguientes se representaron situaciones estereotípicas de mujeres al borde de provocarse un aborto y el acto final vino de la mano de un grupo de madres que alzaron a sus bebés como homenaje a la vida. Velas encendidas y rostros muy emocionados dieron por finalizada una iniciativa muy loable de los jóvenes tucumanos que se animaron a hacer escuchar sus voces.
La contracara
El 16 de agosto pasado se llevó a cabo el XXIII Encuentro Nacional de Mujeres en Neuquén, reunión que se realiza todos los años desde 1985 en distintas ciudades del país y tiene como objetivo la difusión y el tratamiento de las problemáticas que afectan a las mujeres, dentro de las cuales se encuentra el aborto. En esa ocasión el encuentro mostró su costado negativo cuando un enfrentamiento entre mujeres abortistas y cristianas convirtió la capital neuquina en la sede de una batalla campal. El grupo de feministas se atrincheró frente a la Catedral de esa ciudad y planeaba provocar disturbios dentro del templo, pero unos trescientos jóvenes respondieron bloqueando el acceso y fue entonces que recibieron el insulto de las mujeres enardecidas.
El incidente no tuvo mayores repercusiones, pero deja sentado un preocupante antecedente con miras al próximo encuentro que se realizará en Tucumán.

"Queremos estar preparados para el próximo año, porque queremos demostrar a esas mujeres que en Tucumán defendemos la vida", afirmó Margarita Toledo. "Vamos a seguir con charlas y debates. Queremos llevar información y convocar a que se unan a nuestra lucha, que es una lucha de todos", aseguró.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...